Agotamiento de la baja por enfermedad: Guía completa por un abogado laboralista

La baja por enfermedad o incapacidad temporal (IT) es una situación en la que un empleado no puede desempeñar su trabajo debido a una enfermedad o lesión. Durante este período, el trabajador tiene derecho a recibir una prestación económica para compensar el salario que deja de percibir. Sin embargo, este tiempo no es indefinido y hay ciertos aspectos que se deben tener en cuenta. En este artículo, proporcionaremos una guía completa sobre qué sucede cuando se agota el tiempo de la baja por enfermedad o incapacidad temporal.

Duración de la baja por enfermedad

La duración máxima de la baja por enfermedad es de 365 días, que se pueden prorrogar hasta 180 días adicionales si se prevé que durante este periodo el trabajador puede recuperarse y ser dado de alta médica. Por lo tanto, la incapacidad temporal puede durar hasta 545 días en total. Sin embargo, hay ciertas circunstancias que pueden dar lugar a la finalización de la baja médica antes de este plazo máximo.

Causas de finalización de la baja por enfermedad

La baja médica puede terminar por varias razones:

  • Superación del tiempo máximo de baja, que es de 545 días.
  • Jubilación del trabajador.
  • Alta médica por curación o mejora que permita reincorporarse al trabajo.
  • Reconocimiento de una incapacidad permanente, cuando se determina que el trabajador no se recuperará y no podrá volver a su trabajo anterior.
  • Inicio del proceso para el reconocimiento de una incapacidad permanente, tanto al finalizar el primer plazo de 365 días como durante la prórroga de 180 días.
  • Fallecimiento del trabajador.

Control de la Seguridad Social y de la Mutua Colaboradora

Durante la baja, el trabajador puede ser llamado para controles tanto por la Seguridad Social como por la Mutua Colaboradora. Es obligatorio asistir a cada uno de estos controles o citaciones. Si no se acude, no se dará el alta, pero se puede perder el derecho a la prestación que se está recibiendo.

Situación tras un año de baja médica

Cuando un trabajador ha estado de baja durante 365 días, hay tres situaciones posibles:

  1. La baja se prolonga hasta 180 días más. Esta prórroga se concede cuando se prevé que en estos 6 meses el trabajador se recuperará definitivamente.
  2. Se da de alta al trabajador. Ya sea porque se ha curado completamente, ha mejorado lo suficiente como para volver a trabajar o ha quedado con secuelas que no impiden trabajar y que no van a desaparecer.
  3. Se pasa al tribunal médico para que se reconozca una incapacidad permanente.

Impugnación del alta médica

Si el trabajador recibe el alta médica y no está de acuerdo con ella, tiene el derecho de impugnarla. Este procedimiento es bastante complicado y varía dependiendo de quién y cuándo se dé el alta, por lo que se recomienda buscar asesoramiento o consultar el procedimiento en la misma oficina donde se ha recibido el alta.

Situación tras la prórroga de la baja médica

Si la baja se ha prorrogado, el trabajador seguirá sin tener que acudir al trabajo y seguirá recibiendo la prestación por incapacidad temporal. Sin embargo, la empresa dejará de tener la obligación de cotizar por el trabajador durante este período.

Situación tras la propuesta de pasar al tribunal médico

Mientras dura el procedimiento para determinar si se reconoce una incapacidad permanente, el trabajador seguirá recibiendo la prestación por incapacidad temporal y seguirá sin tener que acudir al trabajo. Durante este período, la empresa dejará de tener la obligación de cotizar por el trabajador.

Reconocimiento de la incapacidad permanente

Si el tribunal médico certifica que se debe reconocer al trabajador una incapacidad permanente, esta puede ser de varios tipos:

  • Incapacidad Permanente Parcial: el trabajador puede seguir trabajando en su puesto, pero con algunas dificultades y recibirá a cambio una indemnización económica.
  • Incapacidad Permanente Total: el trabajador no puede seguir trabajando en su puesto de trabajo habitual, pero sí en otros diferentes, y recibirá una pensión.
  • Incapacidad Permanente Absoluta: el trabajador no puede seguir trabajando en ningún puesto de trabajo y recibirá una pensión mayor.
  • Gran Invalidez: el trabajador no solo no puede seguir trabajando, sino que necesita una persona para que le ayude en el día a día, y recibirá una pensión aumentada.

Consecuencias de no acudir a un reconocimiento médico

Si el trabajador no acude a una citación para un reconocimiento médico sin una justificación válida, se producirá una sanción que consiste en la pérdida de la prestación económica que se estaba cobrando por la incapacidad.

Conclusión

Como abogado laboral, es importante entender los diferentes aspectos de la baja por enfermedad y cómo se manejan. Siempre es recomendable buscar asesoramiento profesional para entender completamente sus derechos y obligaciones durante este período. Recuerde que cada situación es única y puede requerir un enfoque diferente. Además, en este artículo te explicamos si es posible despedir a un trabajador estando de baja médica.

Déjanos tu comentario

Contenido relacionado